Un Ensayo en el Concepto de Liderazgo – Julián Garcés

IMG_0162

Lo que es importante en este tiempo presente, es conocer a los líderes pioneros del pasado que influyeron grandemente, que hoy están alejados de los corazones de las personas. Los líderes de hoy, este momento presente, deben compartir y abrazar la misma fé, filosofía y objetivos como las personas. Ellos, los líderes, deben, por eso, elevar a cada uno de los gobernados a su propio nivel, según los principios de consistencia desde el comienzo hasta el final.

Estas equivocaciones, como hemos estudiado y observado, han sido así a lo largo de la historia, el culto-al-héroe y buscar-fama han subido al punto de la idea que sus líderes son grandes y que el populacho general es ignorante e impotente. Este concepto contradice una verdadera democracia, y está equivocado.

Así es que los individuos deben despertar, y despertarán y se unirán voluntariamente. Algunos serán artistas, científicos, y otros de todos los caminos de la vida. Ellos se convertirán en líderes instructores de las personas con quienes están trabajando directamente, y les enseñarán a todos los hombres y mujeres a ser líderes. Al mismo tiempo, también es importante que aquellos que los apoyan también se vuelvan líderes.

Para ser un líder, nosotros sugeriríamos que solo los requisitos sean simples y evolucionen de la esencia de la humanidad. Los líderes deben estar absolutamente en la fé de su humanidad, siempre declarando la grandeza de Dios (o cual sea su cosmovisión) y la auto-responsabilidad.

Los líderes también deben tener un fuerte sentido de responsabilidad para con ellos mismos y para con aquellos a quienes enseñan. Un líder siempre debe amar a sus personas, debe protegerlas, y debe animarlas calurosamente en su propio poder y humanidad. El sentido de responsabilidad de los líderes ahondará por su afecto a su papel como maestro y padre o madre.

Cuando un líder carece de misericordia o compasión, será de servicio propio e irresponsable. Y un líder/maestro siempre debe esforzarse y ser de mente amplia. Siempre debe intentar ser capaz de comprender las necesidades de sus miembros, y de situaciones individuales, poniéndose en su lugar. Un líder debe practicar gentileza y paciencia, y estar determinado oír los problemas y enseñar guía y auto determinación a cualquier persona para establecer la fe en sí mismo y la felicidad.

Un líder también necesita ser imparcial. El no debe dejarse llevar por sus propios sentimientos o las consideraciones de auto-servicio. Siempre ávido para dar un oído justo a las sugerencias razonables, pero firme en protestar las metas de servicio a sí mismo o puntos de vista equivocados, incluso a personas mayores.

Los líderes deben tener cuidado de aquellos que los adulan, como para no alimentar sus agendas personales. Los líderes deben cultivar el sentido para vislumbrar trucos baratos, mentiras y chivatadas. El también debe poner a la persona correcta en el lugar correcto y debe ser valeroso al respecto. La idea es construir integridad a largo plazo en todos los aspectos de la vida y dirección. Siempre reconocer los esfuerzos discretos de otros, puesto que todas las almas son parte y contribuyen al todo.

Los líderes también deben tener confianza en sí mismos, valor y resolución. Los líderes deben creer que en su habilidad para proteger a sus miembros y ayudarlos a avanzar a la auto-responsabilidad para que todos pueden volverse determinados. Esas personas que han hecho el trabajo interno en el camino de ser un verdadero ser humano, adquieren sabiduría y son los verdaderos líderes. Ellos siempre tienen fe en ellos. Aquellos que pasean el camino del corazón descubrirán que a través de la fe emerge la sabiduría. Y esta misma fe le permite al líder emplear su sabiduría eficazmente en todas las situaciones.

El valor es indispensable para el líder. En el liderazgo no hay lugar para la cobardía. Siempre esfuércese alcanzar sabiduría y coraje. Construyendo una raza honesta y saludable significa producir un mundo de líderes de la verdadera ley de unidad. El desarrollo de fe, integridad y el carácter son el punto de partida y el resultado final. Esto hará de las personas, seres humanos capaces.

Cada niño nacido en su mundo es una nueva oportunidad de construir un mundo honrado y real. Los líderes no necesitan criticar cada error por parte de sus miembros o personal. Un líder debe alabarlos para lo que hayan hecho bien y hábilmente. Habrá otras personas que criticarán.

Siendo un líder o volviéndose un líder no significa que usted tenga fe perfecta o sabiduría. Estas son búsquedas de toda la vida. Ser un líder es desarrollar a las personas, y ayudarlas en la auto-responsabilidad, madurez espiritual y la libertad para cultivar la introspección voluntaria. La humanidad puede desarrollarse notablemente, incluso bajo circunstancias adversas.

Cuando la Tierra despierta a su misión y hacia su gran objetivo, nosotros tendremos completa fé que ustedes todos tendrán éxito, y serán una fuente de gran orgullo para todos nosotros.

 

Julián Garcés (webmaster@genusglobal.com)

Consultor GENUS DIGITAL

(Servicios de Mercadeo Digital y Tecnologías informáticas)

Comments

comments